Cómo crear un CTA que haga crecer tus conversiones

Cómo crear un CTA que haga crecer tus conversiones

Cómo crear un CTA que haga crecer tus conversiones

Las frases o palabras imperativas, por más alto que se las pronuncie o por más grande y destacada que sea la tipografía con que se las escriba, no solo no suelen ser eficaces, sino que es muy probable que generen un efecto contrario al buscado. Entonces, ¿qué sentido tiene utilizarlas en una llamada a la acción (CTA, call to action en inglés)?.

Muchas veces un CTA aparece en vídeos invitando a la audiencia a realizar una acción sin antes haberle explicado el por qué. Nada más desalentador que hacer click en play y encontrarse un botón con un enorme ¡Regístrese ahora! delante de una imagen nada esclarecedora.

El objetivo del CTA, en marketing digital, es hacer actuar a los usuarios de una manera determinada. Pero para eso, ellos deben estar convencidos. En este post te contamos qué tácticas debes emplear para lograr conversiones con tu CTA.

5 tips para lograr un CTA eficaz

1. Utilízalo en contenidos atractivos y de interés.

En vídeo marketing las publicaciones tienen objetivos concretos. Por ello, tanto un vídeo institucional, testimonial, de presentación o demostración de producto puede, y en la mayoría de los casos debe, incluir un CTA. Pero una llamada a la acción convincente no funciona sola, sino que su eficacia dependerá también del contenido que la antecede, ya que para alcanzar aquellos objetivos, en el momento de hacer click en el botón propuesto, la audiencia debe ser significativa. Con buenos contenidos es más factible atraer audiencia y convencer a los espectadores a dar el paso para formar parte de una iniciativa, comprar o probar un producto, o llevar a cabo la acción que se pretenda.

2. Ponlo en el momento preciso.

Una llamada a la acción ubicada al azar en el medio de un vídeo interrumpe innecesariamente su visualización, porque nadie quiere realizar una suscripción o compra a ciegas, y resulta invasiva al espectador, que puede responder con un rechazo definitivo. Si se opta por no esperar el final de la pieza para poner un CTA, debe hacerse justo después de un consejo útil, de una información o argumento relevante, o de un factor que genere curiosidad o un interés mayor por aprender más sobre lo que se muestra. Aprovechar ese momento para sorprender con un CTA puede resultar una buena táctica. Incluso hay estudios que demuestran que las llamadas a la acción en el medio de un vídeo tienden a convertir más que las puestas al final.

3. Crea un plano cautivador.

El contexto en el que se presenta el CTA tiene que ser convincente. Cada elemento del vídeo debe ser un recurso para involucrar a la audiencia, y todos ellos tienen que funcionar como un estímulo para que los usuarios decidan dar el siguiente paso. Esos instantes en pantalla deben llegar al usuario de forma tal que sienta que la conversión es una acción obvia y natural.

4. Utiliza un lenguaje claro y directo.

La mejor manera de hacer que alguien haga lo que quieres que haga es decírselo con palabras claras y orientadas a la acción. Frases concisas con verbos en tiempo presente, que no den lugar a dudas, del estilo: descargue un ebook, inscríbete al webinar o regístrate para recibir la newsletter suelen ser las que mejor funcionan a la hora de convertir usuarios de manera inmediata.

5. Suaviza el grado de compromiso.

Si se trata de una compra de un producto o servicio, que la llamada a la acción sea una prueba disminuye las dudas y acelera el proceso de decisión. El término “prueba” demuestra seguridad en lo que se ofrece, establece un compromiso menor, y genera confianza.

Con algo de creatividad y estas tácticas lograrás más conversiones, ya que tus CTAs encontrarán a una audiencia convencida, dispuesta a dar ese paso final como una acción lógica y no como una demanda fría o exigida.

Sin comentarios

Publica un comentario

Descarga nuestro ebook
"Cómo aprovechar el poder del vídeo márketing"