Graba tus vídeos de empresa con tu webcam

Graba tus vídeos de empresa con tu webcam

Graba tus vídeos de empresa con tu webcam

Con la webcam de tu ordenador puedes lograr vídeos de calidad, atrás quedaron los tiempos en que mostraban tu cara toda pixelada. Sin necesidad de montar un estudio de grabación, pero con unas sencillas herramientas y algunos trucos puedes grabar las producciones para tu estrategia de vídeo marketing desde la silla de tu escritorio. Aquí te dejamos algunos consejos básicos para que logres conseguirlo.

3 tips para grabar vídeos con la webcam sin moverte de tu oficina

1. Ajusta la toma para un buen encuadre

Coloca el ordenador de manera tal que la lente de la webcam quede a la misma altura que tus ojos o ligeramente por encima de la línea de tu mirada. Probablemente debas elevar un poco la ubicación del monitor de tu ordenador o tu portátil, es el momento en el que le habrás encontrado utilidad a esos libros que llevan tanto tiempo en tu mesa de trabajo. Si te pones aproximadamente a unos 60 centímetros de distancia seguramente lograrás un buen encuadre, solo te quedará posicionar la cámara web para que en la toma quede un espacio libre entre tu cabeza y la parte superior del cuadro.

2. Asegura una correcta iluminación

Si tienes la suerte de contar con una ventana como fuente de luz natural solo tienes que esperar la hora ideal y que las condiciones del día te acompañen. Pero si este no es tu caso o tienes que grabar por la noche, necesitarás una lámpara o un reflector con luz blanca. Comprueba que su intensidad no sea exagerada y genere demasiado brillo en tu rostro. En este caso, una solución puede ser colocar un fondo blanco detrás de ti y dirigir la luz hacia él. Provenga de donde provenga la luz siempre debe estar frente a ti, nunca detrás. Tampoco arriba, por lo que si tu despacho o lugar de trabajo solo tiene luces en el techo, la iluminación no será suficiente para grabar tus vídeos con la webcam. Como en fotografía, la luz es fundamental para asegurar la calidad del vídeo. Así que, al menos, debes contar con una buena fuente de luz para evitar o dominar esas sombras que pueden arruinar todo tu trabajo.

3. Garantiza la calidad del audio

Al tratarse de una producción audiovisual, la otra parte fundamental de un vídeo es, precisamente, el audio. Y, entre las principales ventajas o, quizás mejor dicho, entre los principales motivos de grabar con tu webcam está el ahorro de tiempo y recursos, entre ellos los que suelen demandar los trabajos de posproducción. Por eso, para evitar tener que recurrir a una edición con alguna herramienta de reducción de ruidos, en el caso de que sea posible, mejor evitarlos en la misma grabación. Si tienes compañía, cuando vas a grabar con tu webcam, pídele su silencio como colaboración. Además verifica que no haya móviles encendidos u otros dispositivos electrónicos cerca que puedan generar algún tipo de interferencia. Un micrófono unidireccional también contribuirá a garantizar la calidad del audio de tus vídeos.

Si también has comprobado que detrás de ti no hay algún objeto desubicado, algo desagradable o alguna persona que pueda abarcar la toma y distraer la atención de tu audiencia, ya puedes darle a record. Porque ahora no tienes que preocuparte si estás bien en cuadro, si apareces como una sombra o si tu cara solo es una fuente de brillo exagerado. Solo te queda concentrarte en lo que tienes para decir, en lo más importante de tu vídeo, que es el contenido.

Ya ves que, para comenzar con la estrategia de vídeo marketing de tu negocio, grabar vídeos no requiere grandes gastos y es muy sencillo, porque puedes hacerlo con tu webcam y desde tu mismo sitio de trabajo.