Los vídeos en la construcción del branding de tu negocio

Vídeos en la construcción del branding de tu negocio

Los vídeos en la construcción del branding de tu negocio

El vídeo te ofrece recursos para humanizar tu marca, para conectar a través de diferentes emociones con tu audiencia, aun cuando no cuentes con un gran presupuesto puedes darle presencia a tu empresa y mantener una comunicación auténtica con tu público a través de tu web, las redes sociales y las diferentes plataformas digitales.

El vídeo marketing, además de los vídeos de tus productos o servicios, de los educativos o de los promocionales, también abarca otros que demuestran o transmiten el interés, la preocupación o el compromiso con problemáticas o temas que incluso son ajenos al sector o vídeos que simplemente se crean para entretener o establecer presencia. Todos ellos contribuyen en la creación, el desarrollo y el fortalecimiento del branding de tu negocio. Aquí te contamos cómo puedes emplear vídeos para el branding de tu empresa y por qué debes hacerlo.

El vídeo en las 3 etapas del branding

Con vídeos corporativos puedes contar la historia, la misión, los valores y el compromiso de tu empresa. Se trata de una parte fundamental de una estrategia de comunicación sólida para la proyección de la marca. Ese proceso es lo que se conoce como branding, lleva tiempo y se puede presentar en 3 etapas.

1. Diferenciación

En la era digital y, sobre todo, con el auge de las redes sociales el vídeo se ha democratizado. Ya no es un medio accesible solo para las grandes marcas, sino que está al alcance de todos, lo que determina una competencia cada vez mayor en Internet, donde es muy difícil destacarse para captar la atención de los usuarios. Por eso es necesario, desde el comienzo, intensificar la creatividad para eludir el ruido, diferenciarte de la competencia y poder conectarte con tu público objetivo.

Esta es la etapa más difícil del branding porque tienes que tratar de ser diferente, único, y generalmente las pequeñas y nuevas empresas adoptan estilos y diseños de la competencia o de empresas vinculadas al sector porque forman parte de las tendencias que funcionan en el medio. Pero siguiendo las tendencias no marcarás la diferencia, se destacan las empresas que utilizan el vídeo de una manera diferente a la gran mayoría. El vídeo es una herramienta capaz de transmitir autenticidad, desde el escenario hasta el mensaje, aprovéchalo para contar tus historias, las de tu marca, esas son solo tuyas, son únicas, así puedes diferenciarte.

2. Fidelización

Hacer branding con vídeos, y más aún con otros medios, lleva tiempo, como cualquier proceso que persiga relaciones o vínculos sólidos y duraderos, esos que establecen confianza y determinan lealtad durante mucho tiempo. Si quieres conseguir eso con tus clientes, apuesta por la constancia, con coherencia y transparencia en tus estrategias con vídeos.

El vídeo marketing no se acaba cuando consigues al cliente, también sirve para brindarle atención posventa, servicio técnico, educación continua, por ejemplo con vídeos sobre diferentes usos que puede hacer del producto que compró o del servicio que contrató en tu empresa. Con vídeos se obtienen mejores resultados que con extensos textos en emails, blogs o en las diferentes secciones de un sitio web. La comunicación constante con tus clientes mostrándote a través de una cámara establece una conexión personal que suele generar vínculos fuertes que resisten el paso del tiempo y los intentos de seducción de otras marcas.

3. Crecimiento

Cuando tu marca se ha posicionado en el mercado con clientes fieles y que la recomiendan y defienden, ya no tienes techo para su crecimiento. Puedes asumir mayores riesgos creativos con tus vídeos corporativos y proponerte grandes objetivos. Incluso ir más allá de tus propios productos o servicios, como comprometerse con alguna causas a través de una serie de vídeos, los valores que ahí defiendas o transmitas la audiencia los asociará a tu marca haciéndola más grande todavía.

La popularización del vídeo hizo que ya no puedas con uno solo perseguir todos tus objetivos. Capta la atención de tu público objetivo desde las redes sociales, el blog y la página de inicio de tu sitio, pero hazlo siempre desde la perspectiva de la etapa del branding en que se encuentra tu empresa y no dejes nunca de ser audaz, constante y creativo.